martes, 26 de abril de 2011

Votos de castidad.

Buceando por la red, se encuentran cosas curiosas, hoy publico un artículo datado en Julio del pasado año, y una definición de la wikipedia.

Adjunto al mismo tiempo sendos enlaces para que aquell@s que lo deseen, puedan acceder a los mismos.


El Voto en Blanco será la primera revolución pacífica del siglo XXI

El Voto en Blanco masivo, provocado por el pésimo liderazgo y los abusos de la "casta" política, será, probablemente, la primera gran revolución pacífica del siglo XXI.

A un demócrata español sólo le quedan dos opciones ante las urnas: si cree que debe luchar contra Zapatero para eliminar el mal gobierno y la degradación que acosan a España, que se tape la nariz y vote al PP; pero si cree que su deber es luchar contra la partitocracia y contra el maloliente sistema político español, entonces debe votar en blanco o anular su voto con un reproche contundente, dirigido a la "casta política.

No hay otras opciones aceptables para un demócrata.

El Voto en Blanco crece por todas partes, impulsado por la indignación de los ciudadanos frente a los políticos y por el deseo de regenerar una política podrida y plagada de corruptos e inútiles. En algunos países víctimas del mal gobierno, como México, en los comicios de julio de 2010, el voto en Blanco logró la victoria en algunas ciudades y porcentajes muy altos en algunos estados. En algunas democracias teóricamente avanzadas, como la española, crece sin parar y ha llegado a superar el 10 por ciento de los votos en comunidades autónomas como Cataluña. El fenómeno es mundial y responde tanto al asco que sienten los administrados como al deseo de regenerar la democracia, de recuperar el protagonismo del ciudadano en el sistema y de castigar a la infectada a inútil "casta" política.

El Voto en Blanco sólo cede ante los muchos demócratas españoles que están convencidos de que la prioridad suprema es expulsar cuanto antes a Zapatero del poder para impedir el hundimiento de la patria y la degradación suprema. Sólo entonces, con la nariz tapada, ante un drama de rasgos dramáticos como es la presidencia de Zapatero, un demócrata puede votar al PP sin perder la dignidad, aun sabiendo que así alimenta un sistema podrido y degradado.

Algunos pensadores políticos empiezan a identificar el rechazo a los políticos y el desprecio a la "casta" como un "índice" revelador del deseo de libertad y de regeneración. También es, claramente, un signo de la salud y fortaleza de las sociedades, hasta el punto de que aquellas que reflejan en las encuestas el desprecio y hasta el odio a los políticos, como la española, reflejan en realidad salud democrática y deseo de regeneración.

El voto en blanco es el mejor símbolo de ese rechazo en las urnas a esos políticos que se han vuelto arrogantes, que se han apropiado de la democracia y que, con un descaro intolerable, han expulsado al ciudadano de la política, a pesar de que es el "soberano" del sistema.

La sensación de que los políticos han llegado "demasiado lejos" en su arrogancia y de que sus fracasos no pueden seguir siendo tolerados por la sociedad crece cada día más en el mundo y se conforma como una corriente de rechazo abierto a la "casta".

Todo parece indicar que los ciudadanos sorprenderán a la "casta" política en las próximas elecciones y que el voto en blanco será la gran estrella del movimiento mundial de rechazo a los políticos.

El voto en blanco se impondrá a la abstención por su contundencia y claridad. Mientras que la abstención puede ser calificada de "desinterés" y justificada por los políticos con el sucio argumento de que "los ciudadanos se dedican a sus asuntos y dejan la política a los políticos", el voto en blanco es siempre una bofetada a los pol´tiicos y a sus propuestas, propinada por ciudadanos que, conscientes de su derecho y del valor del voto, acuden a las urnas precisamente para demostrar su desprecio y rechazo a una casta que es la principal culpable de los grandes dramas del mundo actual: caida de los valores, degeneración de la democracia, desigualdad creciente, fracaso del Estado de Bienestar, desempleo masivo, crisis económica y financiera, violencia, hambre, avance de la pobreza y decenas de lacras y dramas, entre los que sobresalen la escasa calidad de la enseñanza´, la corrupción y la utilización arbitraria y mezquina del poder público.

Los políticos, que aspiran a seguir siendo los únicos dueños del poder, pretenden convertir al ser humano en una entidad fatalista, esclava del guión que otros escriben para él, desmotivada y víctima del virus del "no vale la pena hacer nada" y del "no se pueden cambiar las cosas". Sin embargo, existe un reducto rebelde y libre que no acepta ser esclavo ni asume el que "todo el pescado ya esté vendido". Es cierto que la libertad agoniza en una sociedad que los políticos han sembrado de gente acobardada, pero no es menos cierto que cada día somos más los que nos negamos a ser "súbditos" y anhelamos ejercer de "ciudadanos", los que sentimos que las campanas de la libertad vuelven a repicar por todo el orbe, llamando a la rebelión contra la mediocridad, la indecencia, la corrupción y la ineficacia de los poderosos. Cada día somos más los que soñamos con una regeneración que arroje al basurero a los actuales amos del mundo.

El voto en blanco es una manifestación de rebeldía al alcance de todos los ciudadanos y, al mismo tiempo, un primer paso significativo y didáctico en el camino hacia la regeneración de un sistema corrupto e ineficiente, configurado para que beneficie a los poderosos y no al pueblo, al servicio de intereses partidistas, nunca del bien común.

Lunes 5 Julio 2010

Francisco Rubiales Moreno.

http://www.votoenblanco.com/DS-El-Voto-en-Blanco-sera-la-primera-revolucion-pacifica-del-siglo-XXI_a3756.html




Voto en blanco

El voto en blanco es una de las opciones ante la toma colectiva de una decisión. Consiste en realizar el acto mismo del voto, o sea votar, manifestando que ninguno de los candidatos son adecuados. Para poder votar en blanco, el ciudadano debe ir a las urnas y realizar los actos formales que establece la legislación de cada país. El modo de concretar el voto en blanco varía: en Colombia, por ejemplo, se debe marcar la casilla indicada como "voto en blanco"; en otros países, se considera voto en blanco cuando el sobre de votación está vacío o contiene un trozo de papel en blanco.

Interpretaciones de su significado.

El voto en blanco se presta a diferentes interpretaciones: hay quien opina que quien practica el voto en blanco emite su opinión en contra de todos los candidatos en contienda, y hay quien advierte que esa opinión está en cambio expresada por el voto nulo y que el voto en blanco expresa en realidad indiferencia ante las opciones en una elección. Partiendo de la premisa que una de las razones que explica el voto en blanco es la incapacidad del voto tradicional de capturar las distintas formas de expresar la voluntad del ciudadano, se ha planteado la posibilidad de implementar el llamado voto sustractivo.

La práctica del voto en blanco se considera como abstención activa definiéndose esta como la suma de votantes que emiten votos en blanco y nulos, diferente a lo que ocurre en la abstención, aunque en los países donde el voto es obligatorio, ambos actos son muy difíciles de distinguir.

Validez y efecto del voto en blanco.

Cabe destacar que, por regla general, los distintos sistemas electorales no consideran al voto en blanco como un verdadero voto. Al respecto, en la doctrina se habla de "votos válidamente emitidos", y se excluyen de los mismos tanto a los votos en blanco como a los votos nulos, aunque esto depende del país, en Uruguay por ejemplo existe la diferenciación entre el voto válido y el voto emitido, siendo el voto en blanco un voto válido que no es a favor de ningún candidato y el voto anulado es un voto emitido pero no válido. Por lo tanto, no influyen en la elección de los candidatos, pero sí constituyen un importante parámetro de la medida de la legitimidad política, tanto del sistema electoral vigente, como de los candidatos de un determinado país.

A lo largo de la historia han surgido opciones electorales en los países democráticos que han tratado de ofrecer una forma válida de canalizar el voto en blanco o de protesta, forma válida mediante la cual el voto en blanco adquiera propiedades que se manifiesten ante el ciudadano como otra opción de voto_útil. Por ejemplo, actualmente en España, el partido Ciudadanos en Blanco1 ofrece dejar efectivamente vacíos los escaños que obtenga, como modo de mostrar la protesta ciudadana, mientras que Democracia Directa Digital2 ofrece usar los representantes electos obtenidos para introducir de facto un sistema de democracia directa dentro del sistema partidista.

Voto en blanco en España.

Según la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, en su artículo 96, punto 53 : "Se considera voto en blanco, pero válido, el sobre que no contenga papeleta y, además, en las elecciones para el Senado, las papeletas que no contengan indicación a favor de ninguno de los candidatos".

En España el método de contabilización electoral es el de la Ley D´Hondt. Este sistema, a diferencia de otros como el Sainte-Laguë, distribuye de forma poco representativa -aunque proporcional- los votos. En España, el porcentaje mínimo para tener representabilidad es del 3% en las elecciones generales y del 5% en las locales. El sistema electoral, gracias a esta ley de distribución de votos, funciona por cocientes. El voto en blanco se suma al número total de votos del escrutinio, a partir del cual se calcularán los porcentajes de representación. Así, un elevado voto en blanco significa elevar considerablemente el número de votos necesarios para llegar al 3% del total, lo que dificulta la representabilidad de los partidos minoritarios.

-Si existen 10.000 votos para un total de 7 escaños, el primer escaño se conseguiría con 1428 votos.

-Si hay 10.000 votos a candidaturas + 5000 votos en blanco para un total de 7 escaños, el primer escaño estará a 2.142 votos (15.000/7)

-Esos 5000 votos en blanco no se asignan a ningún partido directamente, sino que se acumulan en los partidos más votados pues tienen más fácil acceder al cociente porcentual de representabilidad.

Incidencia del voto en blanco en el resultado electoral.

Que haya un 20% de votos en blanco no significa que el 20% de los escaños vayan a quedarse vacíos, en absoluto. Los escaños que corresponderían al voto en blanco se reparten entre el resto de grupos parlamentarios. El voto en blanco no se anexa a ningún otro tipo de votos. Es independiente y no es dirigido hacia nadie; no influye. Sin embargo el resultado en España si influye, y perjudica claramente a los partidos minoritarios que se presenten, favoreciendo a los que más votos hayan recibido.

Sin embargo, hay excepciones en las cuales el voto en blanco (junto con el voto nulo) puede ser determinante en una elección, por ejemplo, en Uruguay las mayorías parlamentarias se consiguen con el 50% + 1 de los votos válidos (no se toman en cuenta los votos en blanco, ni los votos nulos), por lo que en un escenario hipotético donde un partido político consigue 1.250.001 votos de 2.500.000 votos válidos obtendría las mayorías parlamentarias porque alcanza el 50% + 1 de ellos, en cambio, si la cifra de votos válidos fuera 2.500.100 (es decir, habría 100 votos no válidos menos que en el anterior escenario) el partido que obtuviera 1.250.001 votos no estaría consiguiendo las mayorías parlamentarias, ya que en éste caso 1.250.001 votos equivalen al 49,998% de los votos válidos.

http://es.wikipedia.org/wiki/Voto_en_blanco

2 comentarios:

Nicolás dijo...

El voto en blanco supone una conciencia política en términos de calidad democrática que dudo mucho que la mayoría de votantes esté en condiciones de aceptar y asumir. Es mucho más fácil y cómodo votar a un candidato en contra de otro que hacerlo a favor de una opción. Los partidos mayoritarios no pueden tolerar el voto en blanco porque supone poner en evidencia sus vergüenzas.

Angus dijo...

En mi opinión, creo que el voto en blanco en un porcentaje muy alto podría significar una madurez democrática de la que este país adoloce en demasía.

Steven Biko decía:
Cambia el modo de pensar de la gente y nada volverá a ser igual.

Gracias por estar ahí.